Palemanía. Transporte urgente de mercancía paletizada

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Donec eleifend molestie fermentum.

new york

+34 968 975 848

info@palemania.es

Estamos en Sangonera la Seca, Murcia

    SÍGUENOS

    Blog

    3 tendencias que guiarán el devenir del centro de distribución en 2021.

    Los Centros de Distribución son entes vivos, considerados por muchos “el corazón de las operaciones logísticas”, aquel recinto en el cual confluyen y desde el cual se proyectan cada una de las etapas y procesos de la cadena de suministro. A continuación, presentamos 3 grandes tendencias que se proyectan para el Centro de Distribución durante 2021.

    Palemanía. Transporte urgente de mercancía paletizada

    Pues bien, como ente vivo, en el tiempo el Centro de Distribución y su operativa ha evolucionado constantemente, por lo cual no de extrañar que la pandemia que azota al mundo, el principal evento disruptor de las últimas décadas, haya tenido también un impacto en la dinámica de estos recintos. No obstante, si bien los expertos de la Supply Chain pudieron haber predicho algunos de las cambios y efectos de la crisis sanitaria tendría en la operativa del “corazón logístico”, lo cierto es que no pudieron prever qué tan rápido se acelerarían estos cambios y cuál sería su real impacto.

    En la medida que evolucionaba la pandemia y sus consecuencias se iban acrecentando, quizás sólo un aspecto quedaba claro para los actores del rubro logístico: Todas las predicciones se quedaban cortas. Nadie estaba preparado para los efectos en cadena que se derivarían del lockdown chino, o para el explosivo crecimiento que experimentaría el e-Commerce a nivel mundial, debido a las restricciones de desplazamiento y cuarentenas impuestas por los gobiernos para disminuir los contagios. Nadie estaba preparado para advertir los efectos que la imposición de protocolos sanitarios tendría en el recurso humano y en la continuidad operativa del negocio.

    Lo cierto es que nadie estaba preparado para advertir los reales alcances de la pandemia y sus efectos a nivel intralogístico, de hecho, los Centros de Distribución de todo el mundo enfrentaron importantes dificultades para mantener su continuidad operativa. Todos los eventos descritos en las líneas precedentes y otros que hemos obviado, obligaron a los líderes de Supply Chain a reevaluar los planes de inversión tecnológica y acelerar los procesos de automatización y digitalización de estos recintos. Así también, debieron redireccionar los recursos y esfuerzos operativos hacia el canal online, que tomó un protagonismo inédito; y redistribuir la fuerza de trabajo, por solo mencionar algunas determinaciones.

    Ahora bien, a más de un año de declarada la emergencia sanitaria y tras la puesta en marcha de diversas estrategias en una suerte de “prueba y error”, vale preguntarse, qué lecciones hemos aprendido, que estrategias fueron las más acertadas y que tendencias se visualizan para el almacenamiento logístico y los Centros de Distribución de cara a una pandemia que aún se encuentra plenamente vigente. Sin más preámbulos definamos las tendencias que se proyectan para 2021, entremos en materia.

    TENDENCIA 1: FOCO EN EL RECURSO HUMANO. SEGURIDAD SANITARIA Y MANO DE OBRA CALIFICADA, LOS RETOS VIGENTES PARA 2021

    Mucho antes de 2020, uno de los constantes desafíos que ocupaban a los administradores de los Centros de Distribución era la contratación de mano de obra calificada y minimizar los niveles de rotación de personal. Según un estudio publicado por Zebra, a fines de 2019, previo al estallido de la pandemia, “el reclutamiento y la productividad de los colaboradores era uno de los principales desafíos para el 60% de los operadores de Centros de Distribución a nivel mundial, de cara a 2020. No obstante, la pandemia sumó a estos retos, uno mayor: maximizar la seguridad sanitaria de los colaboradores, sobre todo la de aquellos que cumplían funciones al interior de los centros logísticos.

    Durante 2020, de hecho, las autoridades sanitarias de diferentes gobiernos, incluido el chileno, impusieron a la actividad logística la puesta en marcha de diversos protocolos sanitarios para evitar contagios al interior de los centros de bodegaje y distribución. En esta línea, según establece un estudio elaborado por la Asociación Logística de Chile (ALOG Chile), en el cual se analizaron los impactos de la pandemia en el rubro logístico nacional durante 2020, un 73% de las empresas del rubro logístico chileno implementaron iniciativas complementarias a las obligatorias, tendientes a maximizar la seguridad sanitaria de sus colaboradores al interior de los Centros de Distribución, entre las que destacaban: la entrega oportuna de elementos de protección personal (100%), la reestructuración de los turnos operativos (90%), la señalización y adaptación de los espacios de trabajo al interior del CD ( (74%), y el diseño de flujos de movilidad al interior de estos recintos (90%), todas medidas cuyo fin era evitar aglomeraciones y mantener el distanciamiento social requerido por las autoridades a fin de evitar contagios que pusieran en riesgo no sólo al personal, sino también la continuidad operativa de los recintos.

    Siempre en torno al recurso humano, según el estudio de Alog Chile, las empresas del rubro también se enfocaron en brindar apoyo médico y psicológico a sus colaboradores, al tiempo que optaron por asumir costos no ponderados con antelación, relacionados con ítems como: el traslado de sus colaboradores hacia y desde los centros logísticos (52%) y alimentación (80%).

    ¿Cómo se visualizan la mantención de estas y otras medidas referidas al bienestar de los colaboradores del rubro durante 2021? Según todos los expertos, la seguridad sanitaria del recurso humano seguirá estando en el pináculo de las preocupaciones de los líderes de Supply Chain y primordialmente de los responsables de la operativa de los CD, ya que el recurso humano sigue y seguirá siendo el principal activo de la industria y su bienestar sanitario es también garantía de continuidad operativa.

    TENDENCIA 2. BOOM E-COMMERCE Y LA IMPLEMENTACIÓN TECNOLÓGICA, EL CAMINO OBLIGADO PARA INCREMENTAR LA EFICIENCIA DEL CD

    Durante 2020, fuimos testigos del explosivo crecimiento que experimentó el e-Commerce debido al confinamiento obligado de la población. Sólo en Chile, según cifras de la Cámara Nacional de Comercio, las ventas online del sector retail marcaron un alza en torno al 200%, durante 2020, crecimiento inusitado que los expertos proyectan se estabilizará en el mediano plazo, siempre y cuando la pandemia del Covid-19 se mitigue.

    No obstante, lo cierto es que el canal online seguirá su línea ascendente. Quizás no a los niveles experimentados durante 2020, pero, según todas las proyecciones “siempre en ascenso”. A partir de esta realidad, los actores del rubro logístico han entendido que el camino obligado en materia de almacenamiento logístico es ajustar el espacio y la operativa del CD para satisfacer las crecientes demandas del canal online. Y es que el e-Commerce requiere operaciones del tipo crossdocking o fullfilment, para lo cual se necesitan instalaciones preparadas tanto a nivel de diseño como a nivel tecnológico.

    Siempre en torno a la eficiencia del CD, lo cierto es que ya no es un lujo o algo exclusivo de las empresas de primer mundo el acceso a tecnologías de alto estándar. Si antes de la pandemia ya se hablaba de los beneficios de las tecnologías de automatización, en la actualidad se hace más evidente esta implementación como una necesidad. Así, automatizar procesos hoy es la regla para ser más productivo y, por lo tanto, más rentable. Las estadísticas lo demuestran: el incremento en la productividad puede ir desde 20% hasta casi 100% gracias a la automatización de procesos.

    En esta línea, y con el objetivo de aprovechar al máximo los metros cuadrados disponibles en el CD, una de las principales tendencias que se visualizan para 2021 es la implementación de tecnologías goods to person. Este es un método moderno de fulfillment que combina el almacenamiento automatizado con procesos de picking. Este tipo de implementaciones tienen por lógica que los productos sean almacenados dentro del sistema y automáticamente transportados hasta el operador, lo que ahorra tiempo y elimina errores. La tecnología además es escalable, es decir, aumenta según la demanda o los SKU.

    Siempre en torno al CD, muchos expertos aducen que es importante “mira hacia arriba para aprovechar las ventajas que brinda la altura”, a través de la implementación de almacenamiento vertical, que se complementen con soluciones robotizadas.

    Sea cual sea la implementación tecnológica que los tomadores de decisiones adopten, según los expertos, todas estas decisiones conducen a una tendencia aún más amplia: la superposición de múltiples tecnologías. La cadena de suministro ha entendido que ya no puede tratar la tecnología como un servicio aislado, es decir, como un medio para un fin. La tecnología se convertirá inevitablemente en su columna vertebral no sólo del Centro de Distribución, sino también de toda la Supply Chain.

    TENDENCIA 3. PLANIFICACIÓN Y CONTROL DEL INVENTARIO PARA SEGUIR EN COMPETENCIA

    Los recientes estudios de la cadena de suministro indican que uno de los principales problemas en la logística son los deficientes mecanismos de predicción de la demanda, los cuáles sumado a la variabilidad, variedad y volumen de los productos, hace más compleja su gestión e impactan directamente los niveles de inventario de las empresas, provocando algunas veces pérdidas millonarias generadas por obsolescencia, deterioro o caducidad de los productos. Además del impacto sobre la satisfacción de los clientes que no son atendidos por los quiebres de stock. Estas situaciones incentivan a que las empresas gestionen de mejor manera sus activos para ser más competitivas y sustentables en el tiempo, sobre todo en momentos de crisis como el actual.

    De ahí que la gestión del inventario sea uno de los factores críticos para 2021, y según los expertos existen diferentes fórmulas para agregar calidad y eficiencia a estos procesos, estos son:

    Establecer niveles mínimos de stock. Es decir, establecer cuidadosamente los niveles mínimos de existencia que vayan a la par con las necesidades comerciales de la empresa. Los consumidores son implacables con aquellas empresas que no tienen los productos que buscan. No cumplir con las expectativas del cliente puede no solo perderle una sola venta, sino perder al cliente por complete para futuras consideraciones. El problema con esa estrategia es que esencialmente mantiene su flujo de efectivo en stock que posiblemente no se mueva en mucho tiempo. Además, es posible que no haya suficiente espacio para almacenar esos artículos que no se están comprando.

    En ausencia de una forma confiable de lograr un equilibrio perfecto entre la oferta y la demanda, las empresas más inteligentes establecen niveles mínimos de existencias para ayudarlos a mantenerse al tanto de la demanda. Cuando se acerque al nivel mínimo de existencias, debe tener una notificación interna que le advierta que debe pedir más antes de que se agote. Los niveles mínimos de existencias son una función de los datos de ventas y los plazos que normalmente se requieren para adquirir existencias adicionales.

    Almacenamiento de niveles mínimos de inventario. Otra estrategia plausible es no exceder el inventario para tener un equilibrio continuo que sea sostenible y manejable en el tiempo. No obstante, las empresas deben eliminar el inventario obsoleto y de lento movimiento para crear espacio en el CD para los artículos más comerciales. Demasiado inventario cuesta flujo de efectivo y espacio en el Centro, por lo que debe evitarse si es posible.

    Lidiar con la contracción. La tercera estrategia a destacar implica ser proactivo para lidiar con las mermas. Esto es problemático si está tratando de lidiar con un inventario que ha desaparecido. La contracción es un término técnico para referirse a esa parte del inventario que ya no se puede utilizar debido a pérdida, rotura, daño y robo.

    Pues bien, la gran mayoría de los centros logísticos reconocen la realidad de la merma y, por lo tanto, la tienen en cuenta. Sin embargo, siempre existe el riesgo de un «inventario fantasma» que aparece en sus sistemas pero que simplemente no está físicamente disponible. Siempre que sea posible, aplique una política de contracción cero.

    Optimización del inventario. Esto se puede lograr mediante la selección e implementación cuidadosas de software de gestión de inventario. De esta forma, puede realizar un seguimiento del stock sin interferir en otras actividades operativas. En términos generales, debe elegir un software que tenga una buena reputación en términos de permitirle un período de prueba; ser relativamente fácil de usar; totalmente integrado; compatible con sus sistemas; proporcionar datos en tiempo real; y generación de órdenes de compra.

     

    Fuente: www.revistalogistec.com

    No tienes permisos de registro